VOLVER AL INDICE

cien las danzas en toda la Región, siendo la provincia de Huamalíes la que tiene mayor variedad; en la arquitectura: las casonas antiguas, los campanarios y haciendas en todo el valle del Pillco, sus construcciones modernas; en la pintura: sus diferentes tendencias; en la literatura: representantes de la generación de los siglos XIX, XX y la literatura del presente siglo tanto en el género lírico como en el narrativo.
Históricos.- Estudios de la historia de la Región desde sus primeros pobladores los Pillcos y Chupaychos, en Huánuco; en las provincias desde: los Huamalis, Huacrachucos, Wanucos, Yaros, y las etnias como los Yachas, Panatahuas, Tingaleses, Carapachos, Tulumayos, Cholones. Los acontecimientos posteriores a la conquista y los ocurridos hasta ahora.
Políticos.- La ideología, las tendencias de cada individuo y cada grupo, ya sean en el campo de la izquierda, de la derecha o sus variantes.
Sociales.- Las clases sociales, las capas y estratos sociales ya sea en el campo como en la ciudad.
Económicos.- La actividad económica fundamental de la población, el nivel de desarrollo y el nivel de vida.
Lingüísticos.- Lo referente al idioma, a la lengua, al dialecto de las comunidades y al habla de las personas,
Arqueológicos.- Atash y Auquinmarca, en Ambo; Kótosh, Papahuasi, en Huánuco; Ichu, en Pachitea; Garu, Mazur, en Yarowilca; Quenaq, Chiquia, las Cuevas de Lauricocha, en Lauricocha; Susupillo, Piruro, Japallán, en Huamalíes; Huánuco Viejo, Nunash, Estaca Machay, en Dos de Mayo, Tinyash, en Huacaybamba, Shampumay, en Marañón.
Vestigios Coloniales.- La hacienda Quicacán, su campanario y catacumbas, la hacienda de Andabamba, los balcones coloniales, los templos coloniales, en Huánuco; la iglesia de Singa, en Huamalíes
Geográficos y Paisajes.- Los diversos pisos altitudinales de la Región y su influencia en la vida de los seres vivos.
Paisajes: Tomayquichua, Pichgacocha, Pillco Mozo, la Bella Durmiente, la Cueva de las Pavas, la Cueva de las Lechuzas, la Cueva de la Viuda, la Pañaca Apallakuy, Llacshawarina, la laguna de Lauricocha, el nevado de Yarupajá, Kunyaq, Urwa Rumi, las Cuevas de Ucurragra.
Étnicos.- Sus vestidos por cada región y por cada provincia. Sus costumbres en sus actividades cotidianas, en las siembras y cosechas. Fiestas: Carnavales, Semana Santa, San Juan, Fiestas Patrias, Navidad y otras fiestas religiosas, fiestas patronales y Aniversarios.
Religiosos.- Sus credos religiosos, sus creencias y supersticiones.

IDENTIDAD CULTURAL Y «FOLKLORE»
Identidad cultural y «folklore» son términos que aparentemente guardan relación; sin embargo, cada uno enfoca los temas desde su punto de vista.
Con Identidad nos referimos a los elementos que permiten identificarnos, a unirnos sobre la base de lo que tenemos en común diferenciándonos de otros pueblos.
El término Cultura se refiere a todos los elementos materiales y espirituales donde ha intervenido el ser humano, como son los conocimientos, la moral, el derecho, el arte, las costumbres, las tradiciones, las creencias, las supersticiones, etc., desde el momento en que aparece en la tierra.
En nuestra patria, este proceso se inició hace 10,000 años A.C. en las cuevas de Lauricocha, y para otros hace 20,000 años A.C.
Habiendo transcurrido tantísimos años, los elementos culturales de hace 2 000 años aún siguen teniendo vigencia, se siguen cultivando. No han quedado en el olvido, a pesar de los intentos de liquidación por parte de los conquistadores y también la influencia de elementos culturales foráneos
Ahora bien, al hablar de “folklore”, palabra procedente de Folk = pueblo y Lore = saber, sabiduría, nos estamos refiriendo al término inventado por el inglés William Jhon Thoms a fines del Siglo XIX. Este estudioso inglés, preocupado por recoger y revalorar el conocimiento popular del hombre común europeo, y no habiendo un término adecuado que englobara la cultura de estos pueblos, inventó la palabra “folklore”.
Nuestra cultura, la andina, desarrollada hace miles de años, no podemos comparar con la europea. Nosotros tenemos cultura, conocimiento, sabiduría popular desde hace 10 mil años A.C.. y no “folklore”. Confundimos constantemente “folklore” con cultura andina. William Jhon Thoms empleó esta palabra para conocer y estudiar los escasos conocimientos del pueblo inglés o de los pueblos europeos del siglo XIX; por tanto, “folklore” es un término inadecuado, un tanto restringido, que no encaja ni menos logra abarcar toda la concepción cultural y la sabiduría popular de la realidad andina.
Por eso, es necesario aclarar, el Perú no es rico en “folklore”, sino en cultura, en conocimiento y sabiduría popular. Nuestra enorme diversidad cultural nos viene desde la época Pre Inca. Desde aquella época donde existían etnias, muchas de ellas convertidas en naciones, las mismas que fueron sometidos al Imperio Incaico, donde se gobernaban por aquellas tres grandes leyes: Ama quella, Ama llulla y Ama sua. Imperio donde no conocieron el hambre, la miseria ni la pobreza; porque el trabajo no era sinónimo de castigo, como ocurría en Europa, sino el trabajo era diversión, era alegría y entretenimiento, además de ser un deber y una obligación.
Cuando llegaron los españoles trataron de acabar con todo lo nuestro, trataron de exterminar nuestra raza y nuestra identidad cultural. Saquearon los templos, las fortalezas, las huacas o lugares de adoración y ofrenda a sus dioses, con el pretexto de desterrar la idolatría, pero con la clara intención de apoderarse de las riquezas que atesoraban esos lugares. En Huánuco, las crónicas afirman, que saquearon la huaca Huanacaure, (Pillao), y se apoderaron del oro y la plata que allí se guardaba.
Por otro lado, a nuestras danzas, músicas y costumbres no podemos llamarlo “folklore”, sino conocimiento popular, que nos ha llegado de gene

 

VOLVER AL INDICE