VOLVER AL INDICE

Los campesinos liderados por José Contreras, luego de cruzar el puente, a los gritos de «¡Posesión! ¡Posesión! ¡Posesión!» ingresaron a la ciudad y saquearon el cuartel, la casa de los españoles y las tiendas. El saqueo duró del domingo 23 hasta el lunes 24 de febrero.
El 26 de febrero, Domingo Berrospi, se mandó elegir como Sub Delegado. Con este cargo, apresó y ejecutó al líder campesino José Contreras. Su cadáver fue arrojado a las aguas del río Huallaga.
Por esta traición, el 2 de marzo, desconocieron a Berrospi y aclamaron como jefe y caudillo del movimiento revolucionario a Juan José Crespo y Castillo.
El 4 de marzo cerca de 2 000 patriotas arribaron a Ayancocha, a escasa distancia de Ambo. El 5 de marzo, José Rodríguez, urdió el plan de atacar por la retaguardia pasando por Huácar. El plan dio buen resultado y las fuerzas patriotas lograron triunfar con la toma de Ambo.
El Intendente de Tarma, José Gonzales de Prada , el 17 de marzo llegó a las cercanías de Ambo. A la mañana siguiente, tendieron el puente y lograron cruzarlo. En las Pampas de Ayancocha el encuentro fue desigual. Las hondas y algunas escopetas nada pudieron hacer frente al ejército español.
Gonzales de Prada ingresó a Huánuco e inició la persecución. Fueron apresados los líderes más prominentes y el Tribunal de Guerra encontró responsables a gran número de huanuqueños. Los primeros días de junio de 1812, la Real Audiencia dictó sentencia: José Crespo y Castillo y José Rodríguez a ser fusilados; Norberto Haro, condenado a la pena de horca; Fray Marcos Durán Martel, deportado definitivamente del Perú y a prestar servicios por 10 años en un hospital de España; y otros más a distintas penas.
El 14 de setiembre de 1812, en la Plaza Mayor de Huánuco, junto a la Catedral, fueron ejecutados los caudillos revolucionarios. Crespo Castillo antes de morir pronunció estas premonitorias palabras: «Muero yo, pero mil se levantarán para ahorcar a los tiranos ¡Viva la Libertad

HUÁNUCO: EN LA INDEPENDENCIA
LA JURA DE LA INDEPENDENCIA DE HUÁNUCO: 1820

Como Arenales hacía estragos a las fuerzas españolas en el centro el país, el virrey Pezuela encomendó al victorioso Brigadier O`Reilly para acabar con las fuerzas patriotas. Al conocer este hecho, Arenales dio la orden de salir de Tarma hacia Cerro de Pasco. Ambas fuerzas se encontraron entre las lagunas y los cerros de Patarcocha y Yauricocha, entre pantanos y escabrosidades el 6 de diciembre de 1820. La victoria favoreció a las fuerzas libertadoras dirigidas por Arenales.

 

VOLVER AL INDICE