VOLVER AL INDICE

parte del pueblo, tiende a generalizarse y sembrar raíces para su identidad.

LA GLOBALIZACIÓN
La globalización es un proceso a través del cual la población mundial está unida a “un sistema único”, a una “sociedad única”. Este “sistema único” representa entonces el marco dentro del cual las actividades individuales y las operaciones del estado-nación se llevan a cabo.
La globalización apunta fundamentalmente hegemonizar, por un lado, los sistemas de comunicación, y por otro, las condiciones económicas, vinculadas a los recursos financieros y comerciales.
Además la globalización abarca y modifica los niveles culturales, políticos y ambientales más amplios.

MEDIOS QUE USA LA GLOBALIZACIÓN
Son muchos los medios que la globalización usa para influir en la conciencia de las personas así como en la sociedad. Enumeremos alguno de ellos:
-Los medios de comunicación: periódicos, revistas, radio, televisión, televisión por cable, cine, televisión digital.
-Las series de televisión, de novelas y películas difundidas por todos los canales son mayormente norteamericanas o enlatadas en los países centroamericanos o sudamericanos con orientación imperialista que proponen conductas y modos de vida distintas a la nuestra.
-La importación de películas, de programas televisivos y publicaciones extranjeras ha hecho que la industria de la comunicación en nuestra patria no pueda competir porque gran parte de los que leen, escuchan o ven se han convertido en consumidores globales.
-La publicidad dirigida a los niños, fácilmente es captada por ellos y debido a su corta edad no son capaces de defenderse de esta «influencia».
-Basado en su poder económico, implementa las grandes empresas, como los supermercados, en distintas ciudades del país para atraer la demanda de la mayoría de los compradores e imponerles “la moda”.

REFLEXIÓN FINAL
Desde cuando Colón descubrió América y Pizarro conquistó nuestra patria han transcurrido varios siglos, sin embargo los pueblos siguen conservando sus culturas, siguen practicando sus lenguas y sus formas de organización.
Aquellos que conquistaron nuestra patria trataron borrarnos de raíz, se apoderaron de nuestras tierras tanto en la costa, en la sierra, como en la selva, estas últimas, otrora benigna y fructífera en recursos, hoy, convertidas en improductiva y estériles.
Nuestros pueblos han sido víctimas del más gigantesco despojo de la historia universal, y como si fuera poco, siguen condenados a la negación de su identidad, pues, se les sigue prohibiendo vivir a su modo.

Sólo recordemos los incidentes finales en la plaza de Cajamarca. Los españoles, como dicen, tomaron y saquearon el Tahuantinsuyo, en nombre del dios de los cielos. En nuestros tiempos, este saqueo, ya con otras características, se realiza en nombre del dios del progreso.
Es doloroso recordar todo esto; pues, los invasores se convirtieron en los nuevos amos e iniciaron la persecución y el asesinato de los amautas o maestros, y no contentos con ello, nos prohibieron practicar nuestros valores culturales para imponernos su cultura. Estos mismos conquistadores y más tarde los criollos y los pueblos neocolonizadores ocultaron y ocultan nuestra historia viva y popular.
La propia escuela ha jugado su rol, pues gran parte de los docentes, domesticados por la cultura occidental y el imperialismo, siempre han tratado de menospreciar lo nuestro, hasta sienten vergüenza de nuestro idioma; pero son vehículos de trasmisión de las ideas que imponen los pueblos agresores.
Frente a este fenómeno, como en un acto de heroísmo, nuestros pueblos vienen luchando tenazmente contra la adversidad. Ellos están vivos porque su cultura está viva a través de sus mitos, cuentos, leyendas, fábulas, costumbres, dichos y refranes, culto a sus muertos, danzas, fiestas, creencias, música y canciones, instrumentos musicales, vestimentas, comidas típicas, bebidas, vivienda, artesanía, yerbas medicinales, curanderismo, supersticiones, tradiciones, en fin.
Sin embargo, frente a la adversidad; debido a la extrema pobreza, la falta de trabajo, la falta de oportunidades de vida digna, algunos se han visto obligados a migrar a la costa y a las capitales departamentales, produciéndose una aculturación y la pérdida de su identidad. Como es natural estas migraciones son causas para la destrucción de su cultura y también para la fractura de los puentes de trasmisión de la memoria histórica.
Por otra parte, también es necesario citar a la religión protestante, quienes en su afán de difundir sus creencias, vienen prohibiendo los usos y costumbres en las comunidades, destruyendo así nuestra identidad cultural. Así mismo, el Imperialismo a través de la Globalización y su modelo económico el Neoliberalismo, somete a sus dominios ya no sólo a nuestra patria, sino a los habitantes del planeta para estandarizar sus patrones culturales.
Las culturas débiles e inactivas, irremediablemente desaparecerán bajo las garras de este monstruo que recorre el mundo. Si queremos sobrevivir tenemos que resistir sembrando en la mente de nuestros niños y jóvenes lo que es la cultura de nuestra patria, de nuestra región y de nuestro pueblo, sobre todo practicando y amando lo que es lo nuestro.
Finalmente, este largo proceso de construcción y conservación de nuestra identidad cultural, necesariamente nos lleva a estudiar el pasado de los pueblos, su cosmovisión, su historia, para saber de dónde vienen, cómo vienen y a dónde se dirigen, para gestar el futuro de los pueblos con trabajo, salud y educación, sin políticas de dominación y sometimiento.

 

VOLVER AL INDICE